viernes, 21 de noviembre de 2014

LA CARTA QUE NO LEÍSTE





El tiempo ha transcurrido tan apresurado,
que no he tenido tiempo de preguntarte,
si te llego mi carta de amor que fue enviado,
en una noche de amor que intente olvidarte.

No podía ya más con mi sufrimiento,
de amarte tanto y tu estar muy distante,
por más que te sacaba de mi pensamiento,
estabas a mi lado como mi buen amante.

El mundo recorrí pero sin tu presencia,
y solo me valió tenerte en una fotografía,
una carta en una botella, te decía de mi existencia,
y otro consuelo de amor que te ofrecía-

Pero la última carta no te ha llegado,
porque aceptaste otro amor en mi ausencia,
dirás quizás que de ti me he olvidado.
no es así guardo en mis sueños tu presencia. 

Me he dado cuenta que no llego a su destino,
esa botella se quedo varada en una orilla,
la arena lo cubrió y trunco todo mi camino,
pues no pudiste leer mi carta mi dulce estrella.

Fuiste mi ternura, mi encanto y toda mi pasión,
fuiste en mis noches de navegante, la estrella
que iluminaba mi camino y alegraba mi corazón,
pero halle varada mi carta metida en la botella.



sábado, 15 de noviembre de 2014

MUJER ENAMORADA


Mirada perdida en una tarde sombría,
está su amada esperando la llegada,
del hombre que le llena de mucha alegría
y que ella vive por siempre enamorada.

Ella calla y en silencio balbucea,

que este amor es tan grande y tan puro
que remedia sus noches de alegre romance
con rimas y versos de un amor muy duro.

Esta mujer bella de mirada sincera,
mezcla la esperanza con un largo suspiro,
sueña hacer del amor una gran quimera,
sin penas, sin dolor y con un te quiero.

Y sigue allí callada, esperando mejor suerte,
pues quizás no vuelva aquel amor primero,
pero está sus versos jugando con la muerte
por aquel amante de su amor sincero.

Pedro mientras llega abraza con ternura,
aquellos pocos versos que escribió en madrugada,
tiene alma de mujer, bella y tan pura,
que vive, llora y sufre por  estar enamorada.



martes, 11 de noviembre de 2014

PERDÓNAME SEÑOR




Perdóname Señor si en verdad al confesarlo,
me tenga que olvidar de aquella promesa,
te digo en verdad que no puedo olvidarlo,
pues estoy solo y  su retrato está sobre mi mesa.

El tiempo transcurrido sin su presencia,
envolvió en un remolino todos mis sueños,
me quitó de mi ser toda su existencia,
y así  viviendo estoy Señor, año tras años.

El hecho de pensar en que ella existía,
y me dijo que en cada primavera volvería,
alimentó mi alma, creció mi agonía,
pero a nadie debí decir que la quería.

Ese amor tan divino y tan sagrado,
creció con la esperanza que algún día,
podría yo decirle:-, te he buscado -,
porque tú eres mi sostén y mi alegría.

Está llena de maldades esta perra vida,
y en cada paso vas haciendo nueva historia,
si amas en verdad, te causaran herida,
y si mueres por amor no iras a la gloria.

Pero dime tú Señor, si aún vale la pena,
que siga yo sufriendo por ese gran amor,
si en mis sueños la corone como mi reina,
y al despertarme es para mí un dolor.

Creo que en verdad la amé en demasía,
y por amarla tanto me llené de dolor,
dame fuerzas para olvidar esta fantasía,
pero si no puedo, perdóname Señor.

domingo, 2 de noviembre de 2014

SIEMPRE LA ESPERO




Deja que en silencio acabe la tarde,
y con ella venga ese gran amor,
solo al recordarla mi cuerpo arde
vuelve te lo pido a darme tu calor.

Es muy tierna y sencilla, es una gran mujer,
que olvidó los sueños en un amanecer,
aunque a mi vida llego pronto otro querer,
pues ella sabe que nunca lo quise perder.

Pero ella ha cambiado todo mi destino,
aunque olvido la noche de aquella pasión,
no pudo entender que era duro mi camino,
y hoy no puedo sacarla de mi corazón.

Ese amor fue primero que me enseñó la gloria,
que vivió en mis sueños de mi juventud,
hoy solo recuerdos habitan en mi memoria,
y olvidarla no puedo por su gran virtud.

Y cada febrero yo siempre la espero,
me dijo que algún día ella volverá,
no me doy por vencido, a ella la quiero,

pues si ella vuelve junto a mi vivirá.