lunes, 24 de octubre de 2011

LA LUZ DE TU MIRADA



En silencio y en una tarde cualquiera,
llegaste a mí trayendo tus temores,
juntaste uno a uno todos tus dolores,
y mirándome con miedo a mí llegaste.

Quise comprender aquel momento,
pero sonreí mirándote escondida,
tenias la mirada profunda y perdida
y llegaste pronto a mi pensamiento.

Es menester que vuelvas me dijiste,
y yo callado deje pasar el instante,
se que fue dolor cuando me perdiste,
y más dolor es hoy lo que tú sientes.

Una luz fugaz pude ver en tu mirada,
y hoy guardo el miedo de la tarde,
sola tú mujer de alma enamorada,
solo yo y mi pobre corazón que arde.

Duele cuando dices que has sufrido,
que fuiste a otros lares en busca de refugio,
pues todo tuvo su fin y así fue señalado,
nada es eterno ni el don más sagrado.

Hoy te toca vivir una nueva historia,
de sueños y encantos de te mata,
son recuerdos pues guárdalos en tu memoria,
porque en verdad la vida es ingrata.

Pasará el tiempo dejando sus dolores,
y otra vez el dolor vivirá en tu alma
solo te pido que dejes todo en calma
porque el amor causa muchos pesares.

Por eso te pido donde te hayas marchado,
que lleves el recuerdo en tu mente
cuando todo ya se haya acabado
vivirá el recuerdo en la memoria eternamente