lunes, 22 de marzo de 2010

BUSCO LA PAZ

La verdad sincera no hiere al alma

el egoísmo y envidia acaba al hombre

las rosas marchitas no encuentran la calma

por eso caen perdiendo su nombre.


El pardo risueño es verde florido,

el nevado virgen, blanco siempre es,

una mujer pura tiene el rostro erguido

y el hombre culpable no tiene revés.


A este mundo quien podría cambiar

la paz es ficticia, la paloma blanca no existe

el plomo, el acero, la pólvora, la bomba nuclear,

no darán tranquilidad si esto existe.


A donde podremos llegar con tantos males

ni el mar es limpio, ni el cielo claro

esas manchas oscuras que cubren su faz, son señales

que hubo un perdedor y muertos muchos.


La paz ya no la darán los hombres,

ni los gobernantes, ni los ejércitos,

tendrá que nacer un nuevo hombre,

quizás en Belén o en la tierra de Egipto


A llegado el momento, todos como hermanos,

proclamemos la fe por el mundo entero,

con la esperanza de que seremos salvos

y volveremos a juntarnos con quien murió primero.


Hagamos que vuelva a florecer los campos,

que el agua de la roca pura siempre sea,

que el ave cante, que rían los niños,

que cambie el hombre eso es lo que se desea.


Hacer que el niño empuñe un libro

que la rosa nos brinde su perfume ardiente

que las olas del mar ondeen sus formas,

y que el pensamiento de paz, no quede pendiente.


puedes hacer que un niño, en ti crea,

demuéstrale tu virtud, no tu defecto,

hazle entender que así sea,

el comienzo de algo nuevo por efecto.


Tú puedes darle fe al desventurado,

no como el político sino como buen hombre,

termina de una vez, si has empezado

a buscar la paz con otro nombre.

miércoles, 10 de marzo de 2010

MUJER DIVINA

¡Oh! divina mujer a ti te canto,
tú que eres mitad de Dios y de hombre,
no pudieron ponerte otro mejor nombre
sólo MUJER ¡oh dulce encanto.

Eres divina de mirada fuerte y profunda,
en tus manos se encuentra la ternura,
eres de toda la creación la más pura,
la mas buena, soñadora y fecunda.

Mujer, en tu corazón vive el amor sublime
de madre, de esposa y de amiga,
eres la persona que al dolor lo mitiga,
y con tus manos la pena lo extingue.

Eres tú mujer inspiración de los pintores,
eres musa de poetas que a ti escribimos,
eres el ser divino que a tu lado vivimos,
llenándote de besos forjando ilusiones.

Hoy a ti mi canto divina mujer misteriosa,
por quien mis ojos lloran desconsoladamente,
porque eres tan buena sólo estas en mi mente
tu cuerpo en la tierra se ha hecho mi Diosa.