miércoles, 7 de mayo de 2008

PORQUE TE AMÉ

La conocí una tarde,   cuando el sol   brillaba
las aves trasponían un rumbo  no usual
la vi yo muy hermosa  y yo ya la amaba
quiso el  destino que hallara  un  amor casual

Yo era joven aún, ella  era muy tierna
y en un cerrar de ojos los años pasaron
ya tenía un hogar, tenía una nena,
cuando volví a verla mis ojos la amaron

Negarlo no quiero, era una pena no verla
y volvimos amarnos como dos adolescentes
sin temor a nada yo quise tenerla
y encontrando el amor ya éramos amantes.

Amantes fuimos los dos por complacencia,
y fuimos por  un camino oscuro con nuestro amor
tenía pena pues me amabas en tu inocencia,
sin entenderlo que más tarde sería mi dolor.

Yo muchas veces quise dejarte
pues tenía pena del dolor que te causaba
era mi amor tan grande por amarte
que tuve que dejarte cuando más te amaba.


SI NO ESTUVIERAS TU

Si no estuvieras tú, con quien conversaría,
quien me daría esa amistad que no consigo,
quien cuidaría el jardín de mi alegría,
en mis noches tempestuosas de amante.

Si no estuvieras tú, mi lecho seguiría frío,
como el frío de la cumbre del infortunio,
donde no hay vida ni el eco llega,
ni el beso de los seres que se aman.

Si no estuvieras tú, sentado junto a mí,
con quien podría hablar, contar mis cosas,
entregarle un corazón adolorido,
cansado por haber amado mucho.

Si no estuvieras tú en este amanecer,
a quien podría amar, no podría vivir,
ni contar mis sueños de esta tarde gris,
si no estuvieras tú quien me podría ayudar.

Si no estuvieras tú, a quien podría dar mi alma
a quien le seria fiel, a quien podría querer,
si no estuvieras tú, quien podría comprender

la falta que me haces, si no estuvieras tú.

ANTES QUE TÚ

Antes que tú llegases, mi vida no tenía rumbo
mis pasos tomaban distintos caminos
como van aquellos tristes peregrinos
buscando paz y amor de tambo en tambo.

              Antes que tú llegases, a muchas pertenecía,
unas me daban su amor, otras su melodía,
mas a nadie mi amor ofrecía
porque de todas ellas nadie me complacía.

              Las tuve mucho tiempo a mi lado,
más llegarlas a amar no podía,
fueron ellas muchas veces mi hado
que nunca supieron brindarme alegría.

              Y llegaste tú con aquella mirada,
con esa amistad con esa sonrisa
en tu sueño pedías estar enamorada
y al despertar decías: - es amor deprisa-

              Fue así como tu corazón por mí latía
más el mío tan fuerte me oprimía
haciendo que cada día yo más te quisiera

llegando a amarte hasta que muera.

lunes, 5 de mayo de 2008

JESÚS DIOS DE AMOR

Jesús, Cristo  del rico y del pobre
del necesitado y del hambriento,
tú que estuviste junto a tantos hombres
y junto a ellos llego tu sufrimiento,
decidme Señor, que triste es la vida
cuando no se cree en el Dios de Amor.

Hoy en esta vida muy pocos te nombran,
muy pocos te loan y  creen en ti,
más fe en un santo o una cruz tallada,
con el nombre ajeno que no es de JESÚS,
decidme Señor que triste es la vida,
cuando no se cree en el Dios de Amor.

Por  eso hoy quiero en esta plegaria,
que derrames tu fe sobre estos hombres,
no hay gloria sin ti, sin ti no hay amor,
pues el único Dios que da amor se llama Jesús,
decidme Señor que triste es la vida,
cuando no se cree en el Dios de Amor.


PENA POR AMOR


Estando yo muy lejos de mi amor sincero,
contemplo el horizonte que lejos pues está,
la tarde no es tibia, salió ya el lucero,
y yo sigo pensando en mi amor que no está.

Muy lejos se ha quedado, mi tierno amor
muy lejos sí, muy lejos sin calor, pero con fe
de que pronto volverá su amor querido
aquel amor que partió, muy pronto volverá.

Consigo cada día tenerla muy presente
guardarla en mi pecho hasta morir,
y cuando yo me encuentre ausente
la llevaré presente para no sufrir.

Así como la amo, le pido a Dios del cielo,
regrésame pronto a ese gran lecho,
que esperando está mi gran amor
desde aquella tarde de mi partida.

Gracias Señor, pues le concedes todo,
mi fe, mi alegría, mi amor tú me lo das,
y cuando yo este triste, saciaras mi pena
brindándome la paz, sosiego y amor.