lunes, 20 de julio de 2009

A MAMAREYES










a María Reyes Bustamante Loja


Fue un miércoles que no quiero recordarlo,
era mayo y te hallabas abrigando el hogar mío,
saliste luego desesperada en busca de la muerte,
aquella tarde lo hallaste mamareyes en una pena.

Fueron momentos en que pudiste hablar y así lo hiciste,
cuida a tu hermano, las llaves de mi cuarto – lo dijiste,
y en fugaz carrera te quedaste postrada en una camilla,
fueron cinco días de dolor y en busca de esperanza.

No debiste hacerlo mamareyes, no debiste hacerlo,
porque callaste tanto tiempo y abusaron de tu humildad,
hoy lejos tú estás y yo callado, busco en el viento tus palabras
pero me dice que no vendrás, que estas en la eternidad.

Fuiste madre valiente, de coraje y de enseñanza,
fuiste callada, mujer humilde y bondadosa,
tu pecado fue callar, tu grandeza fue tu amor,
mamareyes te fuiste y nos has llenado de dolor.

Solo cinco días fueron que callada nos mirabas,
como queriéndonos decirnos muchas cosas recién,
te angustiabas al no poder hablar y tú sufrías
cuando sentías la presencia de tu hija querida.

Hoy es pena y dolor sin tu existencia,
hoy todos callados en la mesa te buscamos,
solo una imagen tuya mirándonos tenemos
en recuerdo del inmenso amor que nos tenías.

No debiste nunca partir del hogar mío,
si eras tan feliz al lado de nosotros,
pero ahora aunque muerta hoy estas,
por siempre vivirás en el recuerdo.
28 mayo 2008
Federico MENDO Sánchez
http://www.federicomendo.blogspot.com/

A UNA MADRE AJENA

A María Bustamante Loja

El tiempo ha pasado y no he podido
entender porque tú te has marchado,
ya cumpliste un año y aun tú lejos,
pues miro al cielo buscando tu mirada.

Hoy tú tumba está colmada de flores,
hemos venido todos a saludarte,
no has muerto mamareyes para nosotros
solo te has ido de viaje y sin retorno.

Sé que un día estaremos todos juntos,
mirando tu sonrisa de tiempos idos,
tu callada quizás me dirás hijo
donde esta mi hija, mi hija adorada.

Que podre decirte madre mía,
que no puedo entender por qué te fuiste,
hoy estas flores que tu vez no valen nada
porque tú necesitas de nosotros.

Tu hija, tu única hija, aun te llora,
y lo hará cada instante de su vida,
los que junto a ti vivimos en la tierra
esperamos cada día tu venida.

Sé que el Señor te lleno de bendiciones
y te dio el lugar más hermoso del paraíso,
no nos dejes madre mía en tus oraciones
porque siempre vivirás en el recuerdo.



Federico MENDO Sánchez
www.federicomendo.blogspot.com

viernes, 17 de julio de 2009

MADRIGAL PARA UNA ENAMORADA

En tus manos de mujer, oh bella ilusión,
he visto un ramo de lirios
color de mi corazón,
que va alimentando mi pasión
y va matando todos mis martirios.

De ese ramo de lirios tus manos cogieron
un lirio blanco como ese día
en que tú mujer tan bella fuiste mía
y tu corazón todas tus caricias me ofrecían
y yo te di todo mi amor que en mí ser había.

Ahora que no hay lirios y ya no esta mi amada
pues se acostumbro a ellos mi bella enamorada,
ahora busco su amor, ese amor que me asombre
ese amor que me llene de felicidad con su mirada
yo que tanto le busco tan solo encuentro su nombre

Ahora sembrare lirios que no tengan vuelo,
que no conozcan nunca lo que es el duelo,
florece oh bello lirio para mi enamorada
para aquella mujer, para mi Consuelo
aquella que siempre me esperará en su morada.

Florezcan oh bellos lirios como esas mujeres bellas,
pues hay muchas y una mas bella entre ellas
ella es mi Consuelo, la que siempre mira
todas las noches a su amado en las estrellas
ella cuidara mis lirios, ella es mi adorada Palmira.

SIEMPRE TE AMARE A LILIAN DE MARCO

Siempre te amaré aunque lejos yo esté,
pues siempre te llevo en mi mente
más nunca te podré olvidar
porque tú me enseñaste a hacer versos.

Siempre te amaré aunque tú me hayas olvidado
yo siempre viviré recordando aquel pasado
ya sea desojando flores de mi jardín
o escribiendo versos para el Manantial.

Siempre te amaré aunque digan que nunca volveré
pues soporta con valor el dolor de tu corazón
si al no verte en el Foro me mata la agonía
y tan solo vivo porque existes Tú.

Siempre te amaré por lo mucho que yo siento
por ese amor, por tu amor tan valiente
pues tengo ahora el gran consentimiento
de amarte siempre hasta la muerte

Siempre te amaré, amor de mis amores,
porque todo el tiempo tú serás mi guía,
como es del campo las más bellas flores
así serás tú, amor de todo el Manantial.



ADIOS MUJER

Adiós mujer tú que alguna vez me amaste
tú que fuiste buena y a mi amor no mentiste,
tú que junto a mi cabeza, el amor soñaste
tú que todo tu cariño y amor me diste.

Adiós mujer, no quiero lastimarme,
guardo una bella ilusión que me mata,
adiós mujer tú que supiste amarme
ahora te digo adiós antes que el galle cante.

Si ahora mi despedida te destroza el corazón,
confía en dios por Dios sabes,
que amar es vivir con razón
y que en todo corazón no cabe.

Adiós mujer, adiós bello encanto,
tengo pena pero debo dejarte,
no llores, no llores tanto,
deja que sufra yo tan solo por amarte.

Adiós mujer pues siempre estate alerta,
no me mires al pasar por tu ventana,
mejor quiero verte en tu puerta
porque la despedida será mañana.

Apaga la luz es mejor que tú duermas
ya deja de mirar al cielo,
no llores si es que tú me amas
porque mañana emprenderé vuelo.

Adiós mujer, deja tu febril desvelo,
no tornes más duro tu quebranto,
mira que nuestro Dios está en cielo
y no quiere vernos en llanto.

Adiós mujer, dejo este querido suelo,
dejo mis esperanzas, dejo mi canto,
para ti mujer, para ti consuelo
que eres mi juventud, mi encanto.

Yo oiré a lo lejos que me llamas,
cuando tú creas que va a venir al muerte,
confía siempre en el hombre que tú ames,
aunque otro sea y con mejor suerte.

Adiós mujer, el silencio es grave,
me encuentro solo y a solas yo medito,
en que ha llegado la hora en que parta
y me lleve más allá del infinito.

PLEGARIA DE UN CORAZON

Se que vendrán tiempo buenos o quizás peores,
y mi corazón vivirá solo con pena de amor
quien tendrá la culpa de todos mis dolores,
quien será que me ha condenado al dolor.

Ay corazón para que dices todo lo tú sientes,
si tú has nacido tan solo para padecer,
si dices que eres feliz para que mientes,
si vives triste pues nadie te supo querer.

Ahora que tú vives en esta desesperación,
te llevaré a una cima y te dejaré rodar
para poder matar así esta ilusión
que no me dejo vivir tranquilo en mi hogar.

Corazón tu nunca supiste vivir en ventura,
tus entrañas es tan blanco y tan puro,
por eso tu debes vivir con gran ternura
pero no es así, el sufrir es mas seguro.

Corazón tu solo sabes de llanto,
no conoces la bellaza ni la luz,
tú eres el único que sufre tanto
y anda por la vida cargando su cruz.