martes, 10 de diciembre de 2013

DESNUDA



Siento en la oscuridad de esta noche,
y llegas hacia mí tú con tu alma desnuda,
luego abro mi alcoba sin ningún reproche,
pidiéndote que pases mujer amada.

Llena mis oídos con tus bellas palabras,
y acaricia mi cuerpo desnudo y de frío,
aunque alguien toque la puerta no lo abras,
échate sobre mi pecho en un desvarío.

Desnuda, así desnuda como la aurora,
así como en mis sueños de muchas veces,
así es mi pasión, callada, sufre pero no llora,
ama aunque la paguen con creces.

Déjame saciarme de tu ternura,
coger tus bellos senos con mi boca,
acariciar tu espalda y tu piel madura,
y hacer de ti amor mi noche loca.

El clímax de tu amor ha penetrado,
y mi mente vaga buscando sosiego,
tanto amor y placer en ti he hallado,
que quiero estar  desnudo así contigo

No te vayas mujer quédate a mi lado,
sin decirme nada, simplemente muda
déjame vivirlo por favor todo lo soñado
quédate sentada, callada y desnuda.

MI GRAN SUEÑO



Por todo mi cuerpo siento un temblor
ha llegado a dormir conmigo el amor
 y en silencio me dice ven a mi lado por favor
quiero esta noche llenar tu cama de calor.

Si en mi cama tú no estás todo es vacío
pues en mi lecho se siente el frío,
mis lágrimas corren al río,
porque no llegas a un amor tardío.

Ven por favor a cubrir mis sabanas,
y pueda yo tocar tu rostro con mis besos
quiero abrigar mi soledad junto a tus senos
ven y no me dejes con las ganas.

Amanecer contigo amor es mi gran sueño
pero a veces el invierno te vuelve fría.
no hagas de mi dolor una melodía,
ven nomás mujer que soy tu dueño. 

MUJER DIVINA




Eres divina mujer desde la creación,
desde que Dios te puso en esta tierra,
eres  del hombre fuente de inspiración
porque eres creación divina que nos encierra.

Cuantos poetas y pintores te han creado,
que hoy a ti se encuentran rendidos,
cuantos hay que contigo han soñado
y muchos más que por ti se han perdido.

Eres mujer de ensueños y emociones
eres carne de amor y de ternura
eres el enjambre de muchas pasiones
eres quien da amor con alma pura.

Por eso hoy mujer a ti mi canto,
deseando que mi rima bañe tus entrañas,
porque eres consuelo a mi triste llanto
y eres enigma de todos mis sueños.

MUJER AJENA




Me dicen que he pecado tenazmente,
bajo el pecado de amar a mujer ajena,
pero si Dios comprendiera mi pena
me dejaría vivir con ella tiernamente.

No pude llevarla al altar como quisieron,
como nuestros cuerpos pedían a grito,
me aleje de ti mujer poco a poquito
porque amarte más no lo permitieron.

Hoy te llaman la otra y hallo tristeza,
porque eres tú la que me ama,
la que amanece arrullada en mi cama
la que no soporta más otra vileza.

El mundo no entiende de amores,
salvaje aquel que no ha amado,
que nunca en su vida a soñado
que el amor nos llena de dolores.

Te podrán decir la otra mil veces,
pero mi alma guardará aquel recuerdo,
de aquella noche de amor que casi pierdo
la razón de amarte y amarte con creces.

Hoy no me duele vivir con esta pena,
si no estás conmigo, todo está perdido,
me iré solo sabiendo que te he querido
y moriré por ti mujer ajena.

MANOS DE POETA





Elevo al cielo un cántico de alabanza,
por aquellas manos que corren cual saeta
sellando recuerdos y alegres bonanzas
es mi canto a las manos del poeta.

Son manos tercas a las miradas del dolor,
que tras rasgar el silencio con sus versos,
acarician con su pluma un amor
llenándolo con rimas y con besos.

Son manos tiernas que inspiran emoción,
que llenan muchas noches de placer,
son manos que escriben con el corazón,
a un amigo o a un nuevo querer.

Las manos del poeta son una fortaleza,
blindados con la rima hecha oración,
son manos de lealtad y de nobleza,
son manos de ternura y pasión.

Las manos del poeta secan lágrimas,
y las guardan todas ellas en el corazón,
los mezcla en el alma de sus rimas
y a cada pecado de amor le busca el perdón.

Son manos que combaten la miseria,
el hambre de un niño o mujer abandonada,
son sublimes cuando te llenan de alegría
y refugio de un alma lastimada.

Son manos frías que abrigan pasiones,
que esculpen el cielo con tantas siluetas,
son manos que curan muchos corazones,
son manos señores, manos de un poeta.

YA NO ERES NADA



Llegué a ti y halle tristeza en tu mirada,
tu cabeza dejaste caer sobre mi pecho,
y yo sin entender lo que habías hecho,
sólo pude decir ya no eres nada.

Halle en tus ojos una mirada cansada,
tus labios continuaban pronunciando mi nombre,
me dices que en tu vida no existió otro hombre
pero solo pude decir, ya no eres nada

Tú sabes que te di todo mi encanto,
que día a día necesitaba tu presencia,
me fui de tu lado y murió mi existencia,
por eso ya no eres nada seca tu llanto.

Tu cuerpo frágil se envolvió en mis brazos
y tu fríos labios un beso me robaron,
los sueños pasados tan luego llegaron
pero ya no eres nada, en vano son tus besos

Hoy me dices que viviste de mi enamorada,
que con el tiempo no pudiste olvidarme
no puedo hacer nada solo tengo que alejarme,
y decirte que en verdad ya no eres nada.