jueves, 13 de noviembre de 2008

HOMBRE COBARDE

Recuerdo que una noche prometiste,
quererme siempre, siempre y sin medida
- te quiero, te quiero amor- pues me dijiste
y eres hoy tú mi amor mi preferida

Así viví mucho tiempo en ese sueño
creyendo yo ser tu amor primero
pero no sabiendo que ya tenias dueño
dime pues cobarde ¿porqué no fuiste sincero?

Te di mi amor, mi juventud, mi alegría
te di mi cuerpo, una y tantas veces
creyendo que era yo la que tú querías
no sabiendo que me ibas a apagar con creces

Hoy te recuerdo y todavía te quiero,
aunque a mis ojos se avecine el llanto
recuerdo cuando decías – por ti me muero –
cobarde, hombre maldito lleno de espanto.

No vuelvas por favor a cruzar mi acera,
no estorbes pues mi vida, que ya te olvidaré
aunque por dentro mi alma por ti se muera,
te juro por mi Cristo, que ya no te querré.

Maldigo hoy la noche en que a ti me entregué
maldigo esos momentos de dolor y placer,
perdón mi Dios, perdón porque sé que pequé
cobarde aquel que burlo mi querer.

Cobarde tú hombre vil y canalla
que no diste amor, cariño, ni ternura,
mujer como yo así ya no se halla
de noble corazón, tierna y pura.
Publicar un comentario en la entrada